Las Relaciones Públicas se ocupan de los procesos de comunicación (primero y de la gestión luego) a través de los cuales se establecen y gestionan relaciones de adaptación mutua entre una persona relevante o una organización y los públicos de su entorno. Esto también se puede aplicar a las personas de manera individual como pueden ser los políticos, deportistas o artistas.
Cuando nos referimos a que se encargan de los procesos de comunicación nos referimos a que deben crear los cauces para que la empresa esté en contacto constante con su público y él esté contento. De esta manera se consigue una situación de equilibrio entre ambos, es decir, entre los intereses de la empresa y los clientes. El éxito de este equilibrio se consigue con comunicación y diálogo.
De manera que la finalidad de la relaciones públicas es lograr la máxima coincidencia posible entre ambos intereses de esta manera una menor conflictividad mayor eficacia. Para conseguir ese diálogo y esa comunicación la empresa debe ser consciente de las necesidades intereses de su público y eso se consigue escuchando.
Se puede decir, por tanto, de las relaciones públicas son una materia pluridisciplinar, es decir, utilizan modelos y teorías de otras ciencias para abordar su propio objeto de estudio. La sociología, la opinión pública, el periodismo, la psicología, la publicidad o las ciencias empresariales, son algunas de las ciencias que haga a su ámbito para la gestión de la relaciones, de ahí que se considere a las relaciones públicas como una ciencia social.
La relaciones públicas se encargan tanto de la comunicación interna (accionistas, empleados, familiares…), externa (autoridades, clientes, medios de comunicación…), como de la comunicación en situaciones de crisis ya que aquí es fundamental para ver cómo actuar ante los diferentes públicos en un contexto de alarma social.

Empresas de relaciones públicas