Cuando una marca es innovadora y se puede triunfar con ella, lo más recomendable es registrar la marca para que la competencia no pueda plagiarla. No es una tarea fácil, conlleva su tiempo y puede ser un proceso largo si no sabes por donde empezar. Por eso lo mejor es contratar a los mejores profesionales que se dediquen al registro de marcas y que sepan dirigir a una empresa en cada uno de los pasos del proceso.
Pero, además, los profesionales en registro de marcas también orientan a los empresarios o emprendedores que inician su andadura a localizar marcas o les ofrecen sugerencias y alternativas en caso de no poder establecer el nombre o símbolo de esa marca.
Es muy importante hacer que una marca sea tuya propia y quede bien contemplado ya que las marcas se asocian a experiencias (positivas o negativas), a sentimientos, a un compromiso o lealtad, por eso es importante que no os confundan con la competencia y otorguen los esfuerzos a otras.
El objetivo de registrar las marcas es que su uso se convierta en exclusivo de una única empresa, y no necesariamente debe ser un nombre ya que puede ser un diseño, un logotipo, un símbolo o un color. La marca que se registre puede ser comunitaria, Internacional o nacional.
Las marcas se registran con una duración de 10 años aunque estos son renovables y hay que pagar una tasa que también es renovable. De manera que con este registro de marcas puedes impedir la concesión de marcas iguales.
Por otro lado, a la hora de hacer efectivo el registro debes saber que existe la marca nacional que es aquella que se obtiene en España. Por otro lado, tienes las marcas internacionales que son aquellas que se adquieren en otro país pero que está adherido al convenio de marcas.

Empresas de protección de marcas