Dentro de la estrategia de marketing de una entidad financiera, tenemos el marketing bancario que se integra como elemento, dentro de la estrategia diseñada para distribuir y controlar la llegada de nuevos productos, la prestación y condiciones para que lleguen al público en el tiempo y lugar necesarios para la compra del producto. El marketing bancario trata multitud de aspectos relacionados con la mejora competitiva de una entidad bancaria. Como ejemplos tenemos: reducción de márgenes financieros, reducción de costes, proximidad geográfica (no prioritario y si la accesibilidad del banco), satisfacción del cliente, incluso adelantarse a las necesidades del cliente; captación de nuevos clientes, haciendo productos financieros a la medida del cliente; el marketing bancario también trabaja la autonomía del cliente a la hora de como, cuando y donde quiere el cliente realizar sus operaciones; seguridad que demanda el cliente frente a las entidades financieras que ofrecen diferentes productos, en los que se debe aclarar diversas modalidades de fraude, como son el phising, pharming (a través de internet), dando al cliente nuevas formulas de combinación de claves y recomendaciones apropiadas para que el cliente tenga el mínimo riesgo posible dentro de la banca virtual. Todas las entidades financieras deben trabajar su marketing bancario si quieren seguir generando confianza en sus clientes, lanzar nuevos servicios que satisfagan las necesidades de sus clientes y construir sus marcas para diferenciarse.

Empresas de marketing bancario